TOKIO (AP) — Coronada Miss Japón esta semana, Carolina Shiino, nacida en Ucrania, lloró de alegría, agradecida por el reconocimiento de su identidad como japonesa. Pero su aspecto caucásico reavivó una vieja pregunta en un país donde mucha gente valora la homogeneidad y la conformidad: ¿Qué significa ser japonés?

Shiino ha vivido en Japón desde que se mudó aquí a los 5 años y se naturalizó en 2022. Ahora tiene 26 años, trabaja como modelo y dice que tiene un sentido de identidad japonesa tan fuerte como cualquier otra persona, a pesar de su apariencia no japonesa.

“Realmente es como un sueño”, dijo Shiino en japonés fluido en su discurso de aceptación entre lágrimas el lunes. “Me he enfrentado a una barrera racial. Aunque soy japonés, ha habido momentos en los que no fui aceptado. Hoy estoy lleno de gratitud por haber sido aceptado como japonés”.

“Espero contribuir a la construcción de una sociedad que respete la diversidad y no juzgue la apariencia de las personas”, dijo Shiino.

Pero su coronación desató un debate sobre si debería representar a Japón.

Algunas personas dijeron en las redes sociales que estaba mal elegir a una Miss Japón que no tiene ni una gota de sangre japonesa, incluso si creció en Japón. Otros dijeron que no había ningún problema con la coronación de Shiino porque su ciudadanía japonesa la hace japonesa.

Japón tiene un número creciente de personas con orígenes multirraciales y multiculturales, a medida que más personas se casan con extranjeros y el país acepta trabajadores extranjeros para compensar su rápido envejecimiento y declive de la población.

Pero la tolerancia a la diversidad se ha quedado atrás.

Chiaki Horan, una personalidad televisiva birracial, dijo en un programa de noticias el jueves que nació en Japón y tiene nacionalidad japonesa, pero que a menudo se ha enfrentado a preguntas sobre si es realmente japonesa o por qué está comentando sobre Japón.

“He aprendido que hay algunas personas que exigen pureza de sangre como parte de la condición japonesa”, dijo. “Me pregunto si falta una comprensión de que puede haber personas de diversas raíces y de diferentes lugares si nos remontamos unas cuantas generaciones atrás”.

Shiino es sólo el último en enfrentar las repercusiones de las preguntas sobre qué constituye japonés.

Ariana Miyamoto, originaria de Nagasaki, de madre japonesa y padre afroamericano, también enfrentó feroces críticas cuando fue elegida para representar a Japón en el certamen de Miss Universo en 2015.

Cuando la estrella del tenis Naomi Osaka encendió el pebetero olímpico en la ceremonia inaugural de los Juegos de Tokio en 2021, los nacionalistas la criticaron en las redes sociales por no ser “japonesa pura”, aunque muchos también la recibieron calurosamente.

Mientras crecía, Shiino dijo que tuvo dificultades debido a la brecha entre cómo la tratan debido a su apariencia extranjera y su identidad como japonesa. Pero dijo que trabajar como modelo le ha dado confianza. “Puede que luzca diferente, pero tengo una confianza inquebrantable en que soy japonesa”, dijo.

___

La videoperiodista de AP Ayaka McGill contribuyó a este informe.

___

Esta historia corrige la ortografía del nombre de Miss Japón a Carolina en lugar de Karolina.

By rb8jg

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *