Mucho antes de que las ambiciones presidenciales de Ron DeSantis comenzaran a flaquear, estaba claro para cualquiera que prestara atención que había fallas fatales en su tan publicitada operación política.

“Tuve que explicármelo la primera vez que DeSantis vino aquí para un desfile”, recordó a The Daily Beast uno de los primeros partidarios de DeSantis en New Hampshire. “Iba a presentarme al desfile y me informaron: ‘Este es un evento de Never Back Down, así que no puedes mencionar nada sobre la campaña’. Y yo pensé, ¿qué diablos es esto?

El veterano de la campaña presidencial de New Hampshire aprendería que así fue como la campaña de DeSantis pensó que había descifrado el código para vencer al expresidente Donald Trump.

Never Back Down se lanzó como un súper PAC (cargado con 80 millones de dólares transferidos del PAC estatal de DeSantis en Florida) diseñado para llevarlo a la presidencia mediante pura fuerza. La perspectiva de que un PAC repleto de talento gastara sumas históricas en organización y mensajes de campaña era inicialmente tan temible que algunos republicanos apodaron a Never Back Down la “Estrella de la Muerte”.

Sin embargo, como demostró el desconcierto de la fuente de New Hampshire durante el desfile, la ambiciosa visión de Never Back Down estaba destinada a chocar con las estrictas reglas federales que prohíben a las campañas y a los súper PAC cooperar en estrategias o incluso comunicarse en absoluto.

Pero pocos en la política republicana esperaban cuán espectacularmente finalmente implosionaría esta tan cacareada Estrella de la Muerte.

“Esto pasará a la historia como quizás el esfuerzo peor orquestado en la historia presidencial moderna”, dijo una persona familiarizada con las operaciones de Never Back Down.

Después de meses sin sincronizar con la campaña, varios funcionarios de Never Back Down renunciaron o fueron despedidos; los principales estrategas del PAC se han insultado unos a otros y casi han llegado a las manos en reuniones privadas; y se ha formado un nuevo PAC disidente.

Lo más preocupante de todo es que DeSantis podría estar retrocediendo en su búsqueda de la presidencia a pesar de la asombrosa suma de casi 100 millones de dólares que su PAC ha gastado para apoyarlo.

Mientras DeSantis lucha por mantener incluso el segundo lugar a medida que se acercan las contiendas de Iowa y New Hampshire, los simpatizantes del gobernador están considerando plenamente las consecuencias de la gran apuesta de su equipo de que podrían subcontratar una gran victoria primaria a un súper PAC.

“Nos va a costar las elecciones”, recordó haber pensado hace varios meses el partidario de DeSantis, que luego cambió su lealtad a una campaña rival que no era Trump, y ahora describe la decisión de subcontratar tantas funciones críticas a Never Back Down como “ un error enorme, enorme, y no podíamos permitirnos cometerlo”.

“Nunca ganaremos otra elección si no impedimos que los PAC intenten convertirse en la campaña”, dijo el ex partidario de DeSantis.

Naturalmente, ha habido muchas culpas para repartir. Después de El Correo de Washington La historia que analiza el drama se publicó el sábado, Jeff Roe, el estratega de poder que se suponía orquestaría la victoria de DeSantis, renunció a Never Back Down. Citó las declaraciones de la organización a la Correolo que consideró despectivo hacia los agentes de su empresa que fueron despedidos del PAC.

Para Roe, que todavía no tenía más que palabras positivas para DeSantis en su declaración de renuncia, aparentemente fue la gota que colmó el vaso.

“Cuando despidieron a mis muchachos”, dijo Roe a The Daily Beast el martes, “fue difícil”. (Roe no dio más detalles sobre su partida).

Este verano, se informó que la empresa de Roe, Axiom Strategies, junto con sus subsidios, había recaudado la mitad del dinero gastado por el PAC: más de 18 millones de dólares sólo en los primeros meses de la campaña, según Los New York Times.

Este mes, The Daily Beast informó que la proporción había aumentado: dos de cada tres dólares que el PAC informó haber gastado pasaron a través de esas empresas: más de 41 millones de dólares en total, una cifra que incluye el dinero que las empresas gastaron luego en compras de publicidad.

Mientras los enemigos de DeSantis en Trumpworld incitaban a la idea de que Roe simplemente estaba tomando el pelo a Never Back Down para asegurarse un día de pago masivo, circulaban rumores de que el gobernador y su esposa, Casey, estaban cada vez más frustrados.

Según un artículo de NBC News publicado en noviembre, casi estalló una pelea a puñetazos en una reunión de Never Back Down entre Roe y el director ejecutivo del PAC, Scott Wagner. (“Tienes un palo en el trasero, Scott”, supuestamente le dijo Roe a Wagner. “¿Por qué no vienes aquí y lo buscas?” respondió Wagner).

Después de esa explosión, tres leales a DeSantis formaron un nuevo súper PAC, pero según El Correo de Washington, Incluso aquellos cercanos a la campaña de DeSantis no tienen claro qué sucederá con la nueva versión del PAC original.

“Cualquiera que conociera las personalidades de los protagonistas podía ver el conflicto a un kilómetro de distancia. No hay ningún escenario en el que esto vaya a ser perfecto”, dijo la persona familiarizada con la operación del PAC, que solicitó el anonimato para hablar libremente sobre el tema.

“No he hablado con nadie a quien le haya sorprendido que las cosas hayan empeorado entre Axiom y DeSantisworld”, agregaron. “¿Alguien pensó que iba a ser tan malo y tan rápido? No.”

Un portavoz del PAC no respondió a una solicitud de comentarios. Un portavoz de DeSantis refirió a The Daily Beast a una declaración que dio al Correodiciendo que “aprecian los esfuerzos independientes de nuestros socios externos en NBD mientras están construyendo un terreno de juego histórico para la lucha que se avecina”.

Sin embargo, a pesar de lo disfuncional que resultó ser Never Back Down, otros republicanos que hablaron con The Daily Beast para este artículo señalaron a DeSantis como un candidato fundamentalmente defectuoso, uno que incluso la operación mejor financiada solo podría haber llegado hasta cierto punto.

En lugar de trazar un nuevo rumbo para la estrategia de campaña, Never Back Down puede terminar como un estudio de caso sobre cómo no presentar una candidatura presidencial.

“Querían tener control sobre las personas que decían que sí y no discutían”, dijo uno de los primeros partidarios de DeSantis en New Hampshire. “Había mucha arrogancia en ese grupo”.

Sin duda, también contaban con una cantidad de dinero histórica.

Desde principios de año hasta finales de junio, el PAC gastó 96,8 millones de dólares, según las declaraciones financieras más recientes disponibles del grupo. Después de gastar unos 34 millones de dólares en los primeros meses de la campaña (incluidos 5,5 millones de dólares en viajes en jet privado), según Los New York Times, El entonces director ejecutivo Chris Jankowski tuvo que publicar un memorando en agosto intentando calmar a los donantes preocupados por el gasto excesivo.

Pero los problemas ya habían surgido en múltiples frentes. Los donantes habían comenzado a amargarse con DeSantis. La primera ronda de despidos afectó a la campaña el 25 de julio—representando un tercio de la plantilla inicial—lo que ejerció aún más presión sobre Never Back Down para llevar la carga.

Tim Miller, ex portavoz de la campaña presidencial de Jeb Bush en 2016, dijo a The Daily Beast que ve paralelos entre el manual de estrategia del PAC de DeSantis y el que le falló a su exjefe. Los donantes republicanos canalizaron más de 110 millones de dólares al PAC Right to Rise de Bush al comienzo de las primarias de 2016, solo para que Trump lo golpeara.

Aunque DeSantis es un candidato defectuoso, dijo Miller, el error de Roe con el PAC fue duplicar su apuesta por un “híbrido Jeb-Ted [Cruz] estrategia ocho años después”, y luego “cuando quedó claro que la estrategia estaba fallando, salieron nuevamente a pedir más dinero”.

Miller, que operó bajo una configuración similar en la campaña de Bush con un grupo externo liderado por otra figura tipo Roe en Mike Murphy, dijo que los desafíos logísticos entre las dos entidades de DeSantis eran inevitables.

“Creo que había un problema estructural fundamental al tener un estratega en un súper PAC (que legalmente no puede hablar con el candidato) que tuviera tanto control”, dijo Miller, “y que ese estratega no fuera un asistente personal cercano que tiene una relación cercana con el candidato”.

Murphy y Bush, argumentó Miller, al menos tenían una relación lo suficientemente fuerte de antemano como para saber más o menos cómo el otro querría manejar ciertas situaciones en los mensajes. Sin embargo, “incluso a pesar de que Murphy y Jeb se remontaron hace mucho tiempo, hubo problemas”, dijo Miller.

“Hubo momentos en los que deseábamos que Murphy estuviera haciendo algo diferente”, dijo Miller. “Y fue difícil hacer señales”.

Un memorando ahora infame en el que Roe intentaba hacer precisamente eso (un intento de ocultar a simple vista un cambio estratégico esperado) marcó el principio del fin de su mandato al frente del PAC.

En una reunión privada con donantes antes del primer debate en Milwaukee en agosto, Roe amplió el memorando con una petición urgente: el PAC, que puede recaudar fondos ilimitados, necesitaba 50 millones de dólares “en los próximos 60 días” para tener una oportunidad de vencer. Triunfo.

El memorando, publicado en un rincón oscuro del sitio web Never Back Down y reportado por primera vez por el Veces, se convirtió en un punto álgido que la campaña de Trump comenzó a usarlo en un correo electrónico diario de cuenta regresiva, llamándolo el “BESO DE LA MUERTE” de Roe, marcando cada uno de esos 60 días hasta que expirara el plazo autoimpuesto a fines de octubre.

Desde entonces, las cosas no han mejorado para DeSantis, quien se está deslizando detrás de Nikki Haley por el puesto de principal alternativa a Trump en las primarias. Ahora, el personal de Never Back Down se pregunta principalmente de dónde vendrá su próximo cheque de pago.

Durante el fin de semana, en un concierto de música country en Las Vegas, un miembro del personal de Never Back Down hizo una confesión sobre un republicano que está bien conectado en la órbita de Trump.

Según la fuente de Trumpworld, que solicitó el anonimato para transmitir una conversación privada, el asistente de DeSantis dijo que estaban ingresando 35.000 dólares al mes de Never Back Down. “Si consiguiera nuevos negocios para compensar esa pérdida”, dijo la persona de DeSantis, “me retiraría ahora mismo”.

La implicación era clara. Si hay trabajo que hacer en la operación de Trump, el supuesto leal a DeSantis estaría dispuesto a abandonar el barco.

A principios de año, los aliados de Trump le dijeron a The Daily Beast cómo creían que Roe, al financiar una máquina de DeSantis para las primarias, “llevó a un ejército mercenario a una guerra santa”.

La súplica en Las Vegas pareció confirmar la sospecha más amplia. “Son mercenarios políticos”, dijo el agente de Trumpworld. “Harán cualquier cosa por dinero en efectivo”.

Pero el tiempo se está acabando. Argumentando que Trump habrá asegurado las primarias para el Súper Martes del 5 de marzo, el agente de MAGA dijo: “estas personas se preguntan si tiene sentido salir ahora y tener una oportunidad de obtener un contrato en el futuro, o aguantar hasta hasta el final para cobrar sus 10.000 dólares al mes”.

En este punto, lo único que parece seguro es que los últimos cheques de pago se enviarán y que se escribirán los epitafios de la publicitada Estrella de la Muerte que matará a Trump.

“El defecto aquí”, dijo la fuente familiarizada con Never Back Down, “era el ego”.

By rb8jg

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *